paneles-solares-7.info
▷ ¿Qué son los PANELES SOLARES y para qué sirven? ⭐

¿Qué son los paneles solares y para qué sirven?

que son los paneles solares

¡Muy buenas!

Aquí les traigo lo primero que deben aprender sobre paneles solares.

Todos los que están interesados en conocer sobre esta tecnología, ya sea, para instalar un sistema en sus casas, o para dedicarse por completo a este rubro, lo primero que tienen que saber es su significado, y qué tipos de paneles solares se utilizan según el de uso para el que se los requiera.

¿Estás preparado? Allá vamos.

Seguramente habrás notado 2 paneles solares diferentes en la imagen anterior, ambos tienen en común que trabajan con la energía del sol, pero funcionan de manera distinta y se utilizan para diferentes fines. Pero veamos ya a su significado.

Definición

Los paneles solares son dispositivos que aprovechan la energía solar y la transforman en calor o electricidad. A partir de estos dos, tenemos por un lado los colectores solares, que generan agua caliente (mayormente usado en viviendas) a través de la energía solar térmica, y los paneles fotovoltaicos, que producen electricidad por medio de la radiación solar que influye en las células fotovoltaicas de los paneles.

¿Para qué se utilizan los paneles solares?

Principalmente, los paneles solares se utilizan en nuestras viviendas, donde se los suelen ubicar en los techos de las hogares con el fin de generar electricidad en algunos casos, y en otros, producir agua caliente. 

Además, se utilizan en los satélites, lo que se conoce como energía solar espacial, ya sea para la marcha y funcionamiento del mismo satélite o para emitir energía al planeta tierra como por ejemplo, las estaciones satelitales de energía solar, que transmiten la energía que obtienen de los rayos del sol a la tierra en forma de microondas, para aquellas regiones con insuficiencia de energía.

Tipos

Paneles fotovoltaicos

paneles fotovoltaicos
Paneles solares fotovoltaicos

Están formados por muchas celdas, también llamadas células fotovoltaicas, que transforman la radiación solar en electricidad. Esa electricidad, es generada gracias al efecto fotovoltaico producido por la energía solar (fotones), creando cargas positivas y negativas en los materiales semiconductores, esto produce un campo eléctrico que generará corriente eléctrica.

Los materiales que más se emplean para la fabricación de estas celdas son el arseniuro de galio (GaAs), utilizado también para otros dispositivos electrónicos complejos, y el silicio (Si), de un costo más económico y también usado en la industria microelectrónica.

Las células que más se utilizan son las de silicio que son las más comunes. La productividad de las células fotovoltaicas tiene que ver con la estructura tridimensional interna que tengan estas celdas de silicio. Podemos clasificarlas por los siguientes tipos:

  • Células de silicio monocristalino: está formado por un único cristal grande que se corta en láminas delgadas, por lo general de color azul uniforme. Estas son las más sofisticadas, tienen un costo de fabricación superior y generan mayor rendimiento en determinadas condiciones.
  • Células de silicio policristalino: están compuestas de muchos cristales de color azul no uniforme.
  • Células de silicio amorfo: no está compuesta por cristales. Es la más económica y produce un menor rendimiento. Estas son utilizadas, en dispositivos como calculadoras o relojes y tienen la característica de que pueden generar poca cantidad de electricidad sin necesariamente estar expuestas directamente a los rayos solares de forma perpendicular.

Paneles solares térmicos o Colectores solares

paneles térmicos
Paneles solares térmicos o colectores solares

Se utilizan para climatización de piscinas, preparación de agua caliente para usos sanitarios, calefacción, crear vapor, cocinar, esterilización, pasteurización, desalinización, lavado, secado, tintado, entre otras, tanto en viviendas domésticas como en el sector industrial.

Estos captadores, no tienen nada que ver con los paneles fotovoltaicos y mediante ellos se puede calentar un líquido hasta una temperatura por encima de los 100℃. Normalmente no se necesita tanta temperatura, para tener agua caliente basta con conseguir 40 o 45℃ y para tener calefacción, con 40 o 45℃ podría ser suficiente si tenemos un suelo radiante y algunos grados más si tenemos calefacción por radiadores.

La temperatura que pueda alcanzar la instalación depende del diseño de los colectores. Podemos tener un sistema de energía solar térmica de baja, media o alta temperatura. 

Se puede tener una instalación solar de alta temperatura que llegue hasta varios cientos de grados centígrados, como por ejemplo, una instalación donde hay una turbina que genera electricidad con el vapor, o de media temperatura, como por ejemplo concentradores parabólicos, o bien, podemos utilizar en nuestros domicilios energía solar térmica de baja temperatura. 

Las instalaciones solares térmicas de baja temperatura, habitualmente utilizadas en los edificios, tiene una vida útil muy larga, superior a 20 años. Cada edificio puede recibir su propia energía, teniendo así, su propia central térmica, cerca de donde se necesita y sin precisar infraestructuras para su transporte. No hay que hacer canalizaciones de gas para llegar a los distintos edificios y el sol llega a la mayoría de los edificios por lo que se puede utilizar la energía del sol que reciben.

El captador solar térmico es el elemento más importante de una instalación solar térmica, se encarga de captar la energía de los rayos solares y la transmitirla al liquido caloportador.

 

Espero que ahora tengas una idea un poco más clara sobre las placas solares y para qué se emplean.

´Si quieres saber más te invito a continuar leyendo los próximos artículos. Hay mucha más información en esta web que te puede ser de guía y utilidad.

Puedes dejar un comentario contándonos si has utilizado paneles en tu casa y como te está yendo con eso 😉.

Hasta la próxima!

Compartir

Comentarios